11/11/2015

Let's talk about sex

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que vas a ser padre o eres padre y no sabes si tu vida sexual se verá afectada? Let's talk about sex, baby. Let's talk about you and me. Let's talk about all the good things and the bad things that may be.

Sí, vamos a hablar de ese gran tabú: El sexo de los padres. Que no es el sexo como el de los ángeles, ya que como mínimo, como mínimo, una vez hemos practicado para llegar hasta aquí.

Para organizarnos mejor hay que diferenciar dos grandes momentos: El sexo pre-parto y el sexo post-parto.

Sexo pre-parto: 

Sin entrar en todas las categorías lujuriosas, fetichismos varios o prácticas sexuales de cada uno, nos centraremos en el sexo del momento a partir en que se dice: “Vamos a buscar” (que es con premeditación y alevosía). Otras categorías como “No vigilamos” o “Si, viene… viene” como circular en moto sin casco: En caso de accidente se necesitará atención médica seguro, y, vivirás pendiente de que te hayan pillado y te llegue una multa con retraso.

Pero volviendo a los hechos con alevosía. En el momento “Vamos a buscar” se pueden dar las siguientes categorías:
  • Conejero: El objetivo es fertilizar por repetición, prima la cantidad a la calidad. Es un toma y daca, y daca y toma, y venga, y dale, y qué tiempos tan maravillosos. Recuperando ese ritmo frenético adolescente como si se fuera a acabar el día de mañana. ¡Necesitas hasta hielo! Y cuando uno necesita hielo, es que el tema mola.
  • Gran Reserva: Seguramente pasado el primer mes y tras haber perdido 3Kg con la dieta del cucurucho (el único momento en tu vida que la harás), se pasa al Plan B: Prima la calidad a la cantidad. Así que hay que poner el cava a almacenar para tener un buen producto. Este momento empieza a ser delicado, ya que sin ser padre ya te están poniendo trabas burocráticas y reduciendo el consumo.
  • ¿Quién me iba a decir a mí?: Otra de las fases suele ser cuando entra en escena un test o calendario de ovulación. En ese momento descubrirás que “Quién te iba a decir a ti” que algún día en tu vida dirías: “Soy un hombre, pero tengo sentimientos. Me siento como un trozo de carne utilizado”. Por primera vez, descubrirás que no estás tan salido como pensabas y existe el sexo sin tener ganas.
Una vez que todo tu sacrificio sexual ha llegado a su fin, empieza la segunda fase del pre-parto: El sexo con una embarazada. Donde podemos distinguir las siguientes categorías:
  • Hormones-Up: Es bien. Consiste en que tu un día llegas a casa y de repente te encuentras a tu mujer embarazada que es poseída por el ritmo ragatanga, y tú que lo conoces tocas el himno de las 12, para ti la canción más deseada. Y tu mujer la baila y la goza y la canta.  Y no sabes muy bien qué ha pasado,ni cuándo, ni cómo, pero descubres que esta fase del embarazo donde se van restregando por las paredes, tiene su punto.
  • Hormones-Down: Es mal. Esto es debido al principio de la montaña rusa hormonal: “Todo lo que sube baja”, pasando de la selva amazónica al desierto del Gobi. Pensad que el cuerpo es muy sabio, y todo lo que sucede es para ir entrenando a la madre y al bebé (y en este caso, al padre también).
  • Ballena varada: Llega un momento en el embarazo en que el sexo descubre una nueva posición (y prácticamente la única) en el Kamasutra: La ballena varada. Aunque a las puertas del estreno del episodio VII podíamos también llamarla: “jabba esta hot”. Los que lo habéis vivido ya sabéis a que me refiero, y los que no, lo entenderéis. Lo importante es que en acabar no le cantéis eso de: “Duerme un poco más, los párpados no aguantan ya (…) Ballena, vuelve al mar, varada por la realidad”
  • El octavo pasajero: Tu capacidad de concentración se pondrá a prueba cuando estando practicando con Jabba está hot tengas un cross-over de franquicias con “Alien” y veas como “algo” recorre transversalmente toooda la barriga de punta a punta. Pares para meditar que está pasando, y te diga “No pares”. Concentración, amigo: Hemos venido a jugar este partido, y lo vamos a ganar.
  • Mario Bros: A partir del nivel 40 (aprox) pueden recomendar tres conceptos para desatascar las tuberías: Caminar, tomar chocolate caliente y/o llamar al fontanero. Y como decía el clásico: “El fontanero, su mujer y otras cosas del meter” cedes tu desatascador en un último acto de servicio como “soltero”.
Sexo post-parto: 

Después del lanzamiento, entramos en la fase post-parto. Lo primero que nos encontramos es “La cuarentena” (suenan truenos apocalípticos de fondo). Cuarentena viene del término bíblico, la versión femenina habla de los 40 días que Jesús estuvo por el desierto, pero la masculina cita los 40 años de éxodo por el desierto de Moisés (según el punto de vista), en que NO podías pecar. Durante “La cuarentena” los padres pasamos por 5 fases:
  • Negación: Al principio no te atreves a acercarte a tu mujer. Hace relativamente poco pudiste asistir al nacimiento de tu hij@, y estando en quirófano miraste a los ojos a Kthulu.
  • Ira: Entras en una fase donde te da rabia que tu experiencia Lovecraftiana con criaturas primigenias pueda afectar a tu vida sexual.
  • Negociación: Así que una vez superada la ira negocias alguna “desviación del protocolo de seguridad”.
  • Depresión: Pero ante la negativa entras en la siguiente fase de depresión. 
  • Aceptación: Hasta que finalmente aceptas tu nueva condición (a)sexual como padre
Pero Jesús volvió del desierto (y los hebreos llegaron a la tierra prometida), y un día te vuelves a acercar a lo que antaño era tu mujer. Descubriendo el sexo post-parto y sus tres vertientes:
  • Necrofilia: También denominado como The Fucking Dead. Sucede sobre todo al inicio, cuando llevas 3 meses sin dormir y tu cuerpo sólo reacciona ante las necesidades primarias como son comer, hidratarse y tener sexo. Así, que SIN apetecer absolutamente nada, llega un día que te preguntas cuándo fue la última vez y como por vergüenza ajena pactas con tu pareja tener tema, momento en el que descubres la necrofilia.
  • Ninja: Consistente en dejar al bebé dormido en su cuna (en su habitación mejor o si se queda en la misma habitación, mirando opuestamente a Cuenca), ir de puntillas a la cama, colarse por debajo de las sábanas y ejecutar a la víctima, TODO, sin hacer ni un ruido. 
  • Chun Li: Es el sexo programado. Cuando POR FIN dejas a tu bebé con un canguro, quiere decir que tienes planes y SABES a qué planes me refiero. Entras en un nuevo plano consistente en que tus preliminares mentales pueden ser de varias semanas, o incluso meses, por lo que llegas al día X con un caletón mental que casi te da fiebre. Así que en el momento de entrar en combate, tu rival, Chun Li de Street Fighter te grita su famosa frase de “Yatta!”. Y efectivamente, yatta. Pero como hay tiempo, te levantas y a pesar de que has perdido este round el campeonato será tuyo. 
Pero de todas las prácticas sexuales, pre y post parto, hay una que nunca te abandonará. Aquella que todos los padres, siempre negaremos: La del mono adolescente soltero.
d


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar