6/18/2015

El Destete visto por un Papadrama Queen

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tu problema es que se te despiertan a altas horas de la madrugada cuando dan de mamar a tu Lö-Båby? No seas PapaDrama Queen, ya verás lo que te espera cuando llegue… ¡El Destete! [sonidos de truenos de fondo]

3:37 de la madrugada. En mi más profundo sueño batallaba contra los White Walkers. De repente en mitad del sueño, una piara de cerdos salvajes me ataca. Y empiezan a emitir sonidos altamente desagradables, como si todos esos cerdos estuvieran sorbiendo spaghetti estando resfriados. Me despierto asustado, pero descubro que no era un sueño. Era Penny que, a escasos centímetros de mi cara, está mamando de la teta colgandera de Dory mientras ronca. ¡Qué capacidad de dormir como si se hubiera caído de un quinto piso, con una teta fuera y el escándalo que hace Penny!

Sí. Lo reconozco. Soy un Papadrama Queen. Pero el hecho de que te vayan despertando no es NADA comparable al momento de: El Destete. Entonces fue cuando vi que me quejaba de vicio hasta ese momento.

Para los que no habéis vivido un Destete debéis poneros en situación: 

A) La leche materna es adictiva. La leche materna es droga, pero droga de la dura. 

B)Tu Lö-Båby es un yonkee. Pero no un yonkee de los de “pssst que yo controlo”. No. Es un yonkee-Marco: con el mono arriba y abajo.

C) Necesita su dosis cada 3 horas. 

El problema surgió cuando Dory vió que trabajar y dormir a intervalos publicitarios de 120 minutos son conceptos bastante incompatible. A este handicap, hay que sumarle que Penny no quería Metadona. Es decir, que nos dijo que nos metiéramos la Biberinha por dónde nos cupiera. Por lo tanto, no hace falta que os cuente que si Lö-Båby no come de día, empieza a mutar a Vampiro: duerme de día y se alimenta succionando la vida de sus victimas durante TOOOOODA la noche. Por lo que en casa la operación No More Milk se basó en un destete radical.

Con Dory fuera de juego porque Penny, como todo Lö-Båby, era como un cerdo trufero y enseguida estaba hurgando entre las tetas de Dory en busca de premio. Así que me vi Solo ante el Peligro: Una Lö-Båby, una Biberinha y un padre. Mucha gente para tan poco piso...

Las primeras 48 horas fueron las más duras: Penny no comía y yo no dormía. 

Y cuando una persona lleva dos días sin dormir, APRECIADA GENTE DEL MUNDO MUNDIAL, NO VENGÁIS CON PEROGRULLADAS DEL ESTILO: “Tranquilo, que no se quedará sin comer”. El que se simplemente “se quedará”, seré yo. 

Pero, efectivamente, ni ningún adulto gatea, ni va con pañal y ni se queda sin comer. Después de la friolera de 7 noches seguidas sin dormir: cayó. Hubo un maravilloso momento en el que Penny, no sé si por despiste, por aburrimiento, por cansancio o ya por hambre succionó de la Biberinha... ¡Qué sonido tan maravilloso! Al final, ella saciada y yo desquiciada, pudimos dormir unas cuantas horas.

Superado el mayor momento, pero de largo, como Papadrama Queen, vino la segunda parte. La que no te habían contado (aunque yo me hubiese olvidado ya de haberla vivido con Le Petit Terrorist hasta hace relativamente poco): 
¡Me toca levantarme a preparar Biberinhas!
¡¡¡Se me ha acabado el comodín Tetas!!!
Así que Dory y yo decidimos turnarnos para preparar las Biberinhas. La teoría está ahí. En la práctica la realidad es la siguiente: Si uno de los dos se entera que Penny está a punto de despertarse se levanta a preparar la Biberinha antes de que entre en cólera y despierte al otro Kraken. Con lo que, seguramente el otro no se ha enterado si ha ejecutado la maniobra rápidamente (generalmente soy yo el que no se entera gracias a mi capacidad de aislamiento budista ante sonidos de la naturaleza). Cuando llega la siguiente toma, como ambos estamos sobadísimos (suelen ser horas intempestivas) empieza un diálogo absurdo entre dos besugos balbuceando en idiomas ininteligibles sobre a quién le toca, hasta que uno de los dos cede (que también suelo ser yo porqué mi aislamiento budista me juega malas pasadas y no recuerdo si ya ha pedido con anterioridad esa noche). 

Por último, otra de las cosas que no te cuentan del Destete, es que pasa con los alijos de droga. Dory, como camella (por que tenía dos jorobas) lo ha pasado mal. Se encontró con un suministro que no podía distribuir y que se le iba acumulando en el almacén. Pero superado la fase Lolo Ferrari cantando "Explota, explota, me explo" recuperó su vida. Y cuando digo su vida, me refiero a que se bebía hasta el agua de los floreros. Yo creo que la llegué a ver desayunar Chococrispies con cerveza…