1/22/2015

Susurros en la Oscuridad

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Oyes cacofonías en medio de la noche? Tu casa está poseída. Poseída por una horda de juguetes (con músicas) infernales.

Te acabas de quedar dormido y de repente suena el despertador a las 00:00. "Alguien" ha estado toquiteándolo y no sabes muy bien cómo pero ha tenido la capacidad de reprogramarlo. Cuando consigues bajar de 200 a 70 pulsaciones/minuto, te relajas y te vuelves a quedar dormido.
Pasa un rato y a altas horas de la madrugada oyes una voces en el baño. Tu primera reacción es taparte con la sábana blindada anti-asesinos, pero recuerdas que eres padre y debes sacrificarte por el bien de tu descendencia. Así que, armado de valor y linterna de iphone en mano, vas al baño y te encuentras a la Ballena de juguete cantando y expulsando burbujas. Repasas mentalmente si tu casa ha sido construída sobre un cementerio indio, y como no te suena demasiado, descartas a priori un efecto Poltergeist. Entonces intentas apagar a la Ballena y como si del mismísimo Chucky se tratara no consigues desconectarla. Así que con la media neurona que tienes operativa no encuentras el destornillador para sacar las pilas. De repente miras a los ojos a la Ballena y ésta te dice algo que te eriza la piel: "Tralaralarí, tralaralarito, nos vamos a dar un bañito" (Lo sé, lo sé. La métrica de este bellísimo ballenísimo verso alejandrino pone los pelillos de punta). Entonces valoras la opción de reventarla contra la pared del baño, pero ante la perspectiva del escándalo que puedes armar y que tampoco te apetece que después venga a hacerte Voodoo para poseer tu cuerpo al haberte explicado su secreto, optas por taparla con una toalla. No son horas de que la Ballena te esté contando su vida.

De vuelta a la cama, como sabes y eres consciente que el caminar de noche por tu casa es como cruzar un campo de minas, has memorizado todos los objetos dispersos por el pasillo. Pero por la noche los juguetes poseídos se mueven, es como la versión satánica de Toy Story, sólo que tú, en lugar de llevar escrito Andy en la suela del zapato, llevas incrustado hasta tocar hueso el (puto) camión rojo de bomberos. ¡No vaya a ser que pises un peluche suave y blandito!

Por si no fuera poco, se activa la musiquita del (puto) camión rojo de bomberos. Y para los que no lo sepáis, los juguetes infantiles en un 99,999999% llevan música. La cual suelen venir con dos opciones de volumen: el volumen bajo o Boeing 747 despegando y el volumen alto o las trompetas del apocalipsis (esto sospecho que es porque GAES debe tener acciones de Vtech). ¿Y cuál se activa? Cual va a ser, la discreta melodía de: "Fuego, fuego!" a 596 decibelios. 
Así que tras volver a casa al ser desalojados porque el vecino del tercero ha llamado al 112 (esta vez a los bomberos de verdad) consigues volver a tu cama y planificar mentalmente la actividad del día siguiente: Quitar TODAS las pilas a TODOS los juguetes.

Y es que no sólo es la Ballena (que es un anacronismo de Anabell-e) o el coche de bomberos, es el pulpo, el oso, el cochecito, la vaca... Todos los (putos) juguetes que entran en tu casa vienen programados con el Modo Infarto para que cuando estés por la noche tranquilamente viendo la tele, leyendo, escribiendo un post o simplemente durmiendo, se activen los mensajes satánicos de "¿Quieres jugar conmigo?". ¡Mi casa de noche da más miedo que una Maratón del Festival de Sitges!

Pero el plan Despilinización Total tiene varios problemas:

1) Y si... ¿Y si aún habiéndole quitado las pilas se activan de noche? Para eso no hay suficiente Fortasec en el mundo que pare la CAQUITA que te vas a hacer encima.

2) Que para evitar TU trauma, TRAUMATICES a tu Lö-Båby por dejarle sin juguetes musicales. Por lo que optas por la versión cobarde de esperar a que se acaben las pilas y decir: "Ooooh cariño, no funciona". ¡¡PERO TE EQUIVOCAS!! La duración de las pilas es inversamente proporcional a los decibelios del juguete. Por lo que se concluye que los juguetes en modo Trompetas del apocalipsis vienen cargados con pequeños reactores nucleares que hacen que duren eternamente.

3) A menos que tengas un desatornillador de esos molones que usan en Bricomanía, vas a acabar con más ampollas en las manos que cuando eras soltero (es decir single pero en los 90).

Por lo que no te queda más remedio que ser valiente y aprender a no chillar cuando oigas versos satánicos en la noche. Esto también te servirá para tener autocontrol para cuando estés viendo American Horror Story o The Walking Dead y aparezca tu Lö-Båby andando por el pasillo arrastrando un peluche. Gritar como una colegiala histérica ante la presencia de tu Lö-Båby, te digo por experiencia, que no les relaja para volver a meterlos en su cama.




1 comentario:

  1. Sr. Lobo se ha superado con esta entrada.
    Nosotros tenemos un perrete que canta canciones (estúpidas) y que, si lo dejas encendido, depsués de una hora grita "te quiero" a voz en grito cual escena de peli romanticoide bajo la lluvia de noche en mitad de NYC. Si quieres te lo dejo una noche.

    ResponderEliminar