10/30/2014

Pop pop popitas

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
¿Tienes problemas de comunicación con la Femina Lactantis? Aquí te explico mi experiencia por si puede ayudarte.

Como ya os comenté, soy como Bill Murray en Atrapado en el tiempo: Vivo en un bucle infinito y me hacen repetir las cosas y tener las mismas conversaciones una y otra vez. Para más Inri, otra de las cosas que me sucede cuando hablo con Dory, es que, según ella, le oculto información malintencionadamente para complicarle la vida. Sentando jurisprudencia de Fraude de información dialectal paternal con premeditación y alevosía (Publicado en el Boletin Oficial de Padres - BOP 10/2014). Para muestra un botón:

- Sr. Lobo, ¿dónde está el cartón de leche empezada de Le Petit Terrorist?
- En la estantería de los yogurts.
- No lo veo...
- Aquí, Dory, aquí.
- ¡Es que si no especificas qué estantería de yogurts como quieres que lo encuentre!

Me culpa. Obviamente, yo con toda maldad había omitido el concepto nevera para despistar a Dory, y sembrar la duda de si me estaba refiriendo a la estantería de yogurts donde guardamos leches empezadas del zapatero. Esa estantería de yogurts del zapatero típica de todas las casas donde se fermentan los quesos caseros...



Y es que el problema de comunicación no sólo se lo ocasiono yo ocultándole información, Dory tiene mantiene Conversaciones Telepáticas conmigo. Esto no es nuevo, pero en su condición de Femina Lactantis como no acaba de definir bien cuando está dentro de Matrix y cuando fuera, estas conversaciones se han visto agravadas. Dory en sus Conversaciones Telepáticas  me cuenta muchas, muchas cosas, y claro, después cuando en un momento aleatorio de su hilo argumental empieza a verbalizar la conversación yo voy tarde...



- [Acuérdate que mañana tenemos que ir a cambiar la falda que nos regalaron para Penny porque le va un poco justa y como ahora empieza a refrescar es mejor  aprovechar y ya coger algo de 3 a 6 meses de cara al invierno y por eso necesito el ticket] ¿Dónde lo has guardado?
- ¿He guardado el qué?
- ¡El ticket!
- ¿Qué ticket??
- ¡EL DE LA FALDA!! ¡QUE NO ME ESCUCHAS?!?
- Perdona Dory, estoy vigilando a Le Petit Terrorist  jugando con el cuchillo jamonero.



Porque, Padres, seguidles la corriente. No intentéis NUNCA rebatir. Es una guerra que habréis perdido sin haber ni siquiera salido de las trincheras!!

Otro de los falsos mitos que quiero aprovechar para desmentir es el del superpoder maternal de encontrarlo todo. Todo mentira, por lo menos en la Femina Lactantis. Dory, cuando pierde algo (cosa habitual dada la supermemoria de calamar) y lo busca, entra en un estado que he catalogado como Hipnosis Pixelar,  donde lo ve todo excepto el objeto que busca. He verificado el alcance de la Hipnosis Pixelar en mis propias carnes: un día Dory estaba buscando el arrullo de Penny para salir a pasear, así que decidí hacer la prueba y me lo puse por encima... Pues ni Harry Potter con la capa de invisibilidad pasaba más desapercibido!

Pero todos los efectos colaterales de la lactancia tienen un porqué. Un día mientras me tomaba mi galón de café (cantidad mínima de café recomendada en el BOP) y estaba marujeando las vidas ajenas en las redes sociales, me di cuenta de que Dory tenía un especial incremento de actividad nocturna. Este hecho en condiciones normales, me hubiese llevado a pensar si Dory padeciera insomnio, o bien, se hubiese buscado un amante en Ecuador por Skype. Pero la respuesta era más sencilla: era una Femina Lactantis del siglo XXI.

Obviamente, como padre no puedo dar la opinión de que es dar el pecho ni tengo interés de comprarme una prótesis mamaria como la de Robert de Niro en Los padres de Él. Pero sí que puedo describir como se vive desde el Otro lado de la cama (sin cantar).Todo padre que comparte lecho con una Femina Lactantis se ha encontrado en la situación de estar en el sueño más profundo y maravilloso y de repente empezar a oír un Ssshrup-ssshrup-glup-flup-groop-oink (es una Oh-no!M'atopeia altamente difícil de definir) para los que no hayáis tenido el placer es un sonido como si una piara de cerdos resfriados estuviese dándose un festín de sorber spaghetti. Y ese hermoso cántico de sirenas tiene lugar a escasos centímetros de donde dormía tan plácidamente. Preocupado porque Penny no se estuviera ahogando le pregunté, inocente de mí, a Dory

- ¿¡¿Está bien?!?
A lo que Dory me contesta tan tranquila: 
- Si, claro. ¿Porqué no iba a estarlo?
- No sé... ¿Porqué he oído hordas de zombies hacer menos ruido comiendo?
- Pues es el ruido que hace siempre cuando mama...

Y en ese momento me di cuenta de cuan realzados están los sonidos en el silencio de la noche. Pero como no eran horas de filosofar, decidí volver a dormirme. A pesar de tener a Hannibal Lecter de cena de Navidad a mi lado, me dormí. Sí, amigas, sí. Es increíble la capacidad de aislamiento acústico que podemos llegar a desarrollar los padres. Así que seguí durmiendo hasta que en unos de esos momentos que tienes el sueño más ligero y estás quebrando defensas en la cama, me percaté que había una luz encendida en la habitación. Por lo que entreabrí un ojo y vi a Dory en modo niña de Poltergeist ante la luz del móvil y escribiendo como una posesa (en algún blog o chat de Feminas Lactantis).

- Dory, ¿qué haces con el móvil a éstas horas?
- ¿Qué voy a hacer? Que me he desvelado...
- Ok.

Y como soy un rancio y no muy dado a mantener conversaciones los martes a las 4:47am, decidí seguir durmiendo. Pero justo en esa milésima de segundo entre que mi oreja toca la almohada y caigo frito en el tercer sueño (los padres vamos por faena y nos saltamos los preliminares oníricos) en medio del silencio más absoluto de la noche, sin Penny hozando ni Le Petit Terrorist roncando, oí en la lejanía un tenue sonido. Algo así como un Pop.

Extrañado, me desvelé durante 7 interminables segundos hasta que lo volví a oír: Pop.

Y entonces me dí cuenta de que era... 

Era el sonido que hacían las neuronas de Dory en suicidarse. 

En ese momento empecé a entender porque Dory era Dory



10/28/2014

Instrucciones de Uso de Lö-Båby (modelo Bebé Ficus)


Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas.
En esta entrada solucionaré algunas dudas de aquellos padres que han comprado (o estar a punto de adquirir) un producto de Lö-Båby. Por algún motivo, la entrega de Lö-Båby viene sin instrucciones. Intentaré resumiros las instrucciones y no espantaros demasiado.
(He dicho Espantaros!!! Que Somos?? - Somos Padres!! Ajú, ajú, abububububú)

DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO

El modelo básico de Lö-Båby es el Bebé Ficus: se puede plantar en cualquier lado y da alegría a la habitación. Sólo hay que vigilar que consume O2 y desprende CO2 por las noches y que se tiene que regar abundantemente con leche.
A nivel de acabados, el modelo Bebé Ficus suele tener unas prestaciones inspiradas en los camélidos andinos: está la opción llama con salpicaderos de proyectiles líquidos por cualquier orificio, la opción alpaca con tapicerías intercambiables o la opción Vi(z)cuña con faros de orientación independiente.

En la adquirir un producto  Lö-Båby se le entregará un modelo básico Bebé Ficus con pocas prestaciones dado que primero debe hacerse a su manejo y con el tiempo podrá irse descargando actualizaciones del software con nuevas utilidades. La disponibilidad de las actualizaciones varía y puede ser semanal, quincenal o mensual.

Por ejemplo, una vez desinstaladas las medidas de Seguridad antivuelco e instaladas la actualizaciones Aguantarlacabezasinparecerunperretedejuguetedecoche 2.0 y Reptación_gusano o Reptación_rambo, Bebé Ficus digievolucionará al modelo Bebé Rumba, este nuevo modelo dispone de mayores funcionalidades como barrer el polvo y aspirar todas las impurezas de su apartamento. Bebé Roomba lleva incorporada la geolocalización Caracolstats, consistente en dejar un rastro de babas allá por donde se desplaza. Pero los siguientes modelos se describen en otras instrucciones.

INSTRUCCIONES DE USO

Las instrucciones básicas del manejo de su Lö-Båby modelo Bebé Ficus son básicamente 3 y se resumen mediante el Teorema de Mogwai:

1) NO LES PUEDE DAR EL SOL 

2) NO SE LES PUEDE MOJAR 

3) NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre).

A continuación se desarrollan en más detalle las 3 normas de uso.

1) NO LES PUEDE DAR EL SOL

Uno de los motivos por lo que se puede disparar la alarma del modelo Bebé Ficus es el sensor de sueño. En esta situación debe evitar toda exposición luminosa, posicionar su Bebé Ficus en la dirección espacial específica de su modelo e iniciar la danza del sueño (Se recomienda el paso corto de la Sardana: vaivén acompañado de saltecitos) y según el modelo, cantar (para los padres una buena opción es la BSO de Vikings).

Una vez desactivada la alarma si aparca el Bebé Ficus en una superficie plana (ya que el trabajo de bíceps es importante pero hay que recuperar entre series), tenga en cuenta que es una maniobra sumamente delicada. Se recomienda un revisionado de El Templo Maldito para poder ejecutar apropiadamente la maniobra Indiana Jones (vease la escena de cambio de tótem por un saco de arena). El correcto aprendizaje de esta maniobra es MUY IMPORTANTE y le será de gran utilidad en futuros aspectos del manejo de su Lö-Båby.

Los modelos Bebé Ficus por lo general tienden a activar el modo hivernación catatónica porculera. Notará especialmente este modo si su modelo se activa de día y desactiva por la noche. Sentimos informarle que es prácticamente imposible sacar un Bebé Ficus del modo hivernación catatónica porculera. De hecho, existen estudios realizados en la Universidad de Hiroshima que comprobaron que durante el lanzamiento de las bombas nucleares los Bebé Ficus de la zona ni se inmutaron.

Dado que no podrá desactivar el modo de hivernación catatónica porculera se recomienda aprovechar para entrenerse con el salvapantallas que llevan instalados los Bebé Ficus. El salvapantallas le mostrará todas las expresiones que lleva preinstaladas el sistema operativo. En los modelos iniciales las expresiones sólo están disponible en modo hivernación catatónica porculera. No desespere si su modelo Bebé Ficus despierto tiene la expresividad de Kristen Stewart, el software Expresividad es de los mismos creadores de Windows y requiere de un tiempo para cargarse.

2) NO SE LES PUEDE MOJAR

Otro de los motivos que pueden disparar la alarma del Bebé Ficus es si el Paquete de datos está lleno. En este caso se recomienda la máxima de Keep Calm y al Toro. Los modelos recién estrenados de Bebé Ficus llevan incorporado lo que técnicamente se conoce como Meconio, también conocido como "Su Primera Mierda" u "Hostia Puta con la plasta de chapapotela cual requiere de paquete y medio de 82 toallitas húmedas para su limpieza. 
No entre en pánico. Su modelo Bebé Ficus le está poniendo a prueba. 
Si supera esto, entrará en una fase de relativa calma mierdil inodora hasta que el Lö-Båby se desentienda de la Femina Lactantis e inicie el repostaje de comustible externo. Ahí, amigo mío, descubrirá el origen de la expresión "Estar de mierda hasta el cuello".

Para la correcta resolución de esta alarma debe sustituir el paquete. Esta tarea varía entre Dragones y Mazmorras.

Los Dragones llevan incorporado el dispositivo Manguera Loca que se activa con el contacto con el aire. Se aconseja practicar la maniobra de Indiana Jones en retirar el paquete antiguo y colocar rápidamente una toallita húmeda sobre el dispositivo. No evitará el efecto de la Manguera Loca, pero sí se ahorrará tener que llamar a MurProtect por esas molestas humedades de la pared.

Las Mazmorras por contra son más delicadas. En este caso, a la hora de limpiar la patatona/floreta/potorrín/xuminet (escójase el termino cuqui menos ofensivo a oídos de la madre) se debe practicar la mediomaniobra de Daniel San, esto es de arriba para abajo NUNCA de abajo para arriba. Padres, sé que esto es algo que nuevo para nosotros los Hombres, pero se dice, se cuenta, se rumorea que si se limpia de abajo para arriba el Bebé Ficus modelo Mazmorra puede implosionar.

3) NO SE LES PUEDE DAR DE COMER DESPUÉS DE L@S 12 (segundos desde que dan el primer aviso que tienen hambre).

En la resolución de esta alarma se pueden plantear dos escenarios para los padres:

A) El Bebé Ficus funciona con carburante externo y requiere de reabastecimiento urgente (el tiempo corre en su contra). Pero no entre en pánico aún. Sus años como Maestro Mojitero en fiestas de gentuza sin hijos y con vida social asquerosa, tendrán su recompensa ahora. La receta para la preparación de una buena Bibirinha es:

o   1 parte de Leche (azúcar) en fórmula por 30mL de agua (cachaça).
o   Los Bebé Ficus son intolerantes al frío en todos los aspectos, por lo que se desaconseja el uso de hielo picado para la Bibirinha. En su lugar se debe calentar a 35,135462 grados Celsius con un margen de error de ±0,000001. Por encima, Bebé Ficus encontrará la Bibirinha ardiente como la llamas del Monte del Destino  y por debajo, helado como la picha de Frozen.
o   Agitar para su correcta disolución. Úsese aquí sus habilidades adquiridas tras años y años de entrenamiento en discotecas bailando con cubatas de tubo. Ni Tom Cruise en Cocktail le podría superar en este momento.
o   Servir al cliente. A pesar de que ponerle una sombrilla le daría un punto a la obra de arte que acaba de preparar, las madres en este caso no suelen ser muy partidarias de uso (dicen no sé que de dejar tuerto al Lö-Båby). 

      B) El Bebé Ficus funciona con biocarburante de la Femina Lactantis
Padres, en este caso, se recomienda prepararse un refrigerio a base de zumo de cebada (no solo el Bebé Ficus necesita amamantar), seleccionar prensa Deportiva pendiente de lectura y ponerse cómodo en el sofá. Sí, amigos, sí, aprovechad al máximo este periodo de paz, ya que, con el tiempo, posiblemente acabaréis en el escenario A sí o sí. IMPORTANTE: Padres, este escenario es un secreto que ha pasado de generación en generación masculina, y hay que ejercerla discretamente, no hay que alardear mucho delante de la Femina Lactantis o podría ponerse en peligro su existencia. Pensad que las Feminas Lactantis están interconectadas mediante aquelarres en los parque o chats ouijeros de Whatsapp, y si uno de nosotros la caga el veto del escenario B podría extenderse como la pólvora.
     
      Enhorabuena! Ya tiene Usted sus primeras nociones como Padre de para manejar su Bebé Ficus.


(El autor de las instrucciones aquí detalladas no se hace responsable del mal uso o interpretación libre de estas. Paso de demandas americanas de dijiste en como preparar una Bibirinha que debía calentar el Lö-Båby a 35,135462)





10/27/2014

Y así chicos, es cómo conocisteis a mi família...

Hola, soy el Señor Lobo. Soluciono problemas. Aquí empieza mi andadura como padre Blogger.

Hasta hace poco tenía un hijo con el que me había llegado a hacer en la convivencia del día a día, pero recientemente hemos tenido un segundo fichaje y mi vida ha pasado de estar en relativo control a un estado donde el mueble ese mullidito que hay en el comedor, antes conocido como sofá y con quién tantas y tantas tardes de gloria habíamos pasado juntos, es un desconocido para mí. 

A parte de Winston Lobo, otra referencia a Sr. Lobo fue el tugurio donde me crié y entrené para la difícil tarea de ser padre. Esto merece una entrada por sí sola, pero parafraseando al gran Berto Romero, diré que mi casa hoy en día, es como un after a las 12 de la mañana: con cocainómanos pasados de vueltas de 17 meses y borrachos arrastrándose y vomitando de 2 meses.

Este blog no va a ser serio, sólo pretendo divulgar mis teorías y visión distorsionada de la realidad. A parte del padre, ningún otro animal ha sido maltratado para la elaboración de su contenido.

Para un correcto desarrollo de la trama procederé a presentar a los personajes:

Hay una señora rubia con la que me cruzo por casa que dice ser mi mujer. Lleva dos años embarazada y probablemente debe de ser de la pocas mujeres a quien se le han caducado los Tampax. Se reconoce que es una Femina Lactantis porque va todo el día como Afrodita de Mazinger Z, con los pechos fuera. En otra etapa de mi vida, eso hubiese resultado de lo más estimulante, pero a diferencia de los carnavales de Brasil, las pezoneras de las lactantes, a parte de ser menos vistosas cuando giran, tienen poco glamour.
Otra de las caraterísticas de la Femina Lactantis es que son como Dory de Buscando a Nemo, puedes mantener con ellas la misma conversación cada 10 minutos. Aquí, padres, no hay que perder la calma, hay que hacer como Bill Murray en Atrapado en el tiempo y aprovechar para darle diferentes matices a la misma conversación. Podéis probar de contestar la misma respuesta usando sólo la vocal A, shesheando como Rajoy, poniendo acento francés, etc. Os mirará raro durante 5 segundos, pasado ese tiempo se les agota la capacidad retentiva y podéis seguir riendo.
Por lo que de aquí en adelante me referiré a la señora que deambula por mi casa sin rumbo definido como Dory.

Llegado este punto, debo hacer un inciso para explicar como llegaron a la sitcom kruggeriana los otros personajes:

Allá por el 2013, Dory y yo decidimos ser padres voluntariamente y tuvimos un "hermoso" ejemplar de 4.080 gr. Hasta aquí todo bien. De hecho, Dory, con la lactancia, perdió mucho peso, y si a eso, le sumáis la cuarentena y la talla extra de sujetador, entenderéis que yo echaba más humo que la vespa de un hippy. Pero todo tiene un fin, y cuando dejó de dar el pecho, Dory empezó a ganar y ganar peso. Obviamente, Dory estaba preocupada por su arcodeonitis, asi que decidió ir al Endocrino. Éste le dijo que tenía un festival hormonal y la puso a chupar lechugas. Dory no consiguió bajar de peso, pero por lo menos frenó temporalmente su mutación a Jabba el Jutt. Pasaron un par de meses así, y dado que el seleccionador no la convocaba para la Roja, entre jajajas, jejejes y quevaquevaquevas compramos un predictor, y... Ding! Ding! Ding! Cantaron línea y bingo. Y tras el embarazo más corto de la historia, a los 4 meses (y 15 después que su hermano) nació nuestra hija! Y aquí sí, [Sonido de trueno] Empezó la fiesta...

Sí amigos, sí, nos pitaron penalty. Y aunque alegué manos involuntarias, no hubo piedad por parte del Gine. Nos metieron el gol por toda la escuadra. En homenaje a ese momento que marcó el devenir del partido, llamaremos a mi hijita Penny, penalty, Penny.
Penny actualmente tiene dos meses y está en ese maravilloso estado de Bebé Ficus que lo puedes aparcar en cualquier lado, da alegría a la habitación y consume oxígeno y desprende CO2 por las noches. A parte de eso, hay que regarla de vez en cuando con un poco de Leche y poco más.

Por último, está el Hermano Mayor, que aparte del peinado poco tiene que ver con Pedro García Aguado. Dicho terremoto es de 17m en la escala de Nannychter. Como es pequeño, rubio y se pasa el día escalando y haciendo el cafre, había pensado llamarle Calleja, pero eso sólo describiría una pequeña parte de su personalidad. Así que Puto Terrorista englobaría más todas sus aptitudes. Pero como Dory me vetaría (siempre demostrando mi autoridad de Macho Alfa dominante), lo diremos en francés que queda más cuqui y hace más de blog de papis: Le Petit Terrorist (petit como eufemismo de putain). 

Y así chicos, es cómo conocisteis a mi família...